Micromotivos y macroconductas


"Un fallo fundamental de la actual teoría sociológica
es que no relaciona de forma conveniente las interacciones
de un nivel micro con los modelos de nivel macro."
Mark S Granovetter
Una introdución mas política acá
Si hay algo que deja claro el conflicto del campo es que no ha habido una única razón que haya sido capaz de hacerlo estallar por si sola, ni que esa posible razón se haya mantenido invariante en el tiempo que dura el conflicto.
Si hacemos memoria el núcleo del conflicto que lo detona es la ya famosa Resolución 125, pero a ciencia cierta nadie sabe por qué fue el 35% el que operó como límite admisibles por parte del sector del agropecuario y por qué no el 36% o el 44% o inclusive el 28 %.
Por supuesto que existe una legión de técnicos y analistas dispuestos encontrar argumentaciones y explicaciones a posteriori de ocurridos los hechos, pero lo cierto es nadie anticipó el estallido y menos aún sus consecuencias. Todo indica que no hay una única razón sino que son muchas micro motivaciones las que juntas provocaron la emergencia.
Granovetter, el autor del copete, en su artículo “La fuerza de los vínculos débiles” [i] señala que “el modo de interacción de los grupos pequeños en el proceso de formación de un modelo a gran escala nos despista, nos aleja en muchos casos”, es por eso que nos propone que “el análisis de las redes sociales es la herramienta sugerida para unir los niveles micro y macro dentro de la teoría sociológica.”
Lo revolucionario de la teoría del sociólogo, así como de tantos otros que están en su línea, no es haber encontrado un punto de la ciencia moderna en donde no son más válidas las teorías clásicas de representación de la realidad. Lo innovador de estas teorías es que se apartan del modelo de naturaleza concebido como una construcción a partir de bloques unitarios e introducen el concepto de red de elementos autorreferenciados.
Notable también es el hecho que, tanto de un lado como del otro, la construcción de significantes se hayan basado en la construcción de un “otro”. Es tangible que la construcción de un “ellos” desde ambas parte se haya hecho imprescindible para poder verticalizar, y en con secuencia conducir un conflicto totalmente autoorganizado horizontalmente en sus inicios. Como señaláramos en la serie de post que titulamos Bajo del asfalto esta la pampa, II, III, Final
Esta verticalización, a la que podríamos llamar centralización de la red, ha producido dos polos de acumulación que ambos sectores coinciden en fortalecer, hasta el punto que un sector no existiría si no fuera como contrario del otro, como opuesto o espalda del otro. Y ambos se valen del mismo método para provocar el efecto deseado: agitar, activar, golpear, en definitiva conmocionar al conjunto de la red social a fin de provocar la polarización.

Thomas C. Schelling, Premio Nobel junto con Robert Aumann "por haber ampliado nuestra comprensión del conflicto y la cooperación mediante el análisis de la Teoría de los Juegos" hecha un poco de luz sobre las “motivaciones micro” que producen comportamientos colectivos en su paper Micromotivos y macroconducta del que citamos algunos pasajes como este en que da un ejemplo sencillo de este proceso:
Claro está, hay casos sencillos en los cuales el agregado es una mera extrapolación del individuo. Si sabemos que todos los conductores, por decisión propia, encienden sus luces al atardecer, podemos aventurar que desde nuestro helicóptero veremos que todas las luces de una localidad si encienden al mismo tiempo. Incluso podríamos orientar el rumbo si consideráramos que la cascada de luces que cae sobre la caseta de cobro de Massachusetts se dirigirá hacia el oeste al llegar la oscuridad. No obstante, si la mayoría de la gente enciende sus luces cuando alguna fracción de los automóviles de adelante ya las tiene encendidas, entonces veremos un cuadro diferente desde nuestro helicóptero. En el segundo caso, los automovilistas están respondiendo a la conducta de los otros y están influyendo en la conducta de los demás. Los individuos están respondiendo a un entorno que consiste en la respuesta de otra gente a su entorno, el cual consiste en la gente que responde a un entorno de respuestas de personas. A veces las dinámicas funcionan por secuencia: si sus luces hacen que yo encienda las mías, éstas harán que otro encienda las suyas, pero no usted. En ocasiones las dinámicas son recíprocas: al oír que usted toca la bocina de su automóvil, yo haré lo mismo con la mía, lo cual provocará que usted la haga sonar entonces con mayor insistencia.”
Estas situaciones, en las cuales la conducta o las decisiones de la gente dependen de la conducta o de las decisiones de otros, son las que generalmente no permiten una simple suma o extrapolación de los agregados. Para hacer esa conexión por lo regular tenemos que observar el sistema de interacción que se da entre los individuos y su entorno, es decir, entre unos individuos y otros o entre los individuos y la colectividad. A veces los resultados son sorprendentes y en ocasiones no se deducen fácilmente. A veces el análisis resulta complicado y en ocasiones no produce conclusiones.”
Dicho desde la autoridad de Schelling las conclusiones parecen devastadoras. Volviendo a nuestro caso, las micromotivaciones que suscitan la emergencia de una mayoría hoy, no son suficientes todavía para que muchos se sientan motivados a tomar partido por ahora. Aún en el caso de recibir fuertes presiones desde los medios, desde amigos o hasta desde esta misma blogsfera. Tal es mi caso.
Pero Schelling da alguna pista para no darnos por vencidos a los que buscamos razones para que las micromotivaciones produzcan emergencias. Nos dice: “Sin embargo, aun el análisis que no arroja conclusiones puede ponernos sobre aviso para no saltar a conclusiones acerca de las intenciones individuales a partir de las observaciones de los agregados, o saltar a conclusiones acerca de la conducta de los agregados a partir de lo que sabemos o de lo que podemos deducir acerca de las intenciones individuales.”

Foto de acá

[i] Granovetter, Mark "The Strength of Weak Ties." (“La fuerza de los vínculos débiles”), 1973.

1 nos acompañaron:

micalk senlldy dijo...

Not too long ago, loungewear meant tired tracksuit bottoms and worn-out sweatshirts strictly to be worn indoors, with the curtains firmly closed. But in recent seasons, loungewear has been given the luxury treatment, with tailored jogging bottoms at Celine and Chloe, and tracksuits rendered in cashmere by the cheap polo ralph lauren likes of Brunello Cucinelli, The Elder Statesman and Olivia von Halle. Vetements even featured a velour version in its Spring 2017 show, created in collaboration with Juicy Couture, one of the first mulberry replica brands to position the tracksuit as a fashion piece. The past year has seen loungewear elevated to staple status, with off-duty models and executives alike seeking garments that are as elegant and versatile as they are comfortable on a long-haul flight. The rise of the parka, the bomber, and jean jacket and cheap oakley sunglasses trainers worn with everything it wasn't going to be long before those off-duty sweats made their way out of the house, says Helen David, chief merchant at Harrods. Silk drawstring pants have been a hit at Chloe and moncler outlet gym staple Champion pants have become street style stars in their own right. Brands too are reaping the rewards. Two weeks after launching a cashmere tracksuit collection on Net-a-Porter, luxury nightwear brand Olivia von Halle has sold 85 percent of its stock.

Posts relacionados