Ahora me llaman Margó

1 nos acompañaron


Hexagrama 9- La fuerza domesticadora de lo pequeño.

1 nos acompañaron

El kirchnerismo desorcha apresuradamente botellas de dudoso contenido festejando el resultado de la patética performance de la Convención de la UCR de ayer. Sin embargo no advierte que la desconstrucción de candidatos a presidente al único que favorece es a M Macri.

Hasta hace poco tiempo se pintaban para la presidencial: Binner, Cobos, Massa, Sicioli,  y algún otro de los que siempre están. De todos ellos solo queda Scioli debilitado por el propio kirchnerismo y otro peronista Massa, esta vez demasiado solo.

Como viene sosteniendo Manolo Barge desde hace un tiempo, esta presidencial se definiría desde lo local hacia lo general. Si esa tesis es correcta y a las luces del calibre de los candidatos que se han bajado para la presidencial, la economía de candidaturas obliga al ascenso de Mauricio, no por mérito propio sino por walk over de los otros.

Tampoco tiene el kirchnerismo un candidato para confrontar con Macri, la inflada de Randazzo en desmedro de Sicioli le está quitando toda posibilidad de ganar las próximas elecciones. En vez de santificar a ambos candidatos, como ha sido siempre la costumbre peronista, Cristina optó por Randazzo antagonizando esta vez para dentro de sus propias filas en una especie de suicido colectivo del sector. Una  cosa es llegar con dos candidatos a las PASO para que luego los votos se sumen a quien gana, otra muy distinta es promover la fuga.

¿Y la fuga hacia donde? Con tan pocos candidatos dentro del peronismo, por fuera del FpV solo Sergio Massa (que no se sabe hasta cuando podrá conservar su candidatura) la posibilidad de conservar el poder es casi nula. O tal vez haga como hicieron los otros y se baje antes de largar. Si esto ocurre, la fuga no podrá ser hacia ningún otro candidato peronista porque ya no habrá otro, será hacia la oposición. Otra vez Macri.

Pero esto que ahora recién se empieza a ver, la falta de candidatos, tomará máxima visibilidad en los próximos meses y eso hará que el orden de los factores nunca cambie, ya que no habrá nuevos candidatos, solo se altere. La ciencia de redes nos enseña que al no haber un factor externo que incida desde el exterior, (aparentemente no lo hay, especialmente si el que es favorito es el candidato del stablishment), la posibilidad de construcción y de acumulación de poder se hará siguiendo el efecto Mateo: el rico se enriquecerá y al pobre se le quitará. Lo que vuelve a empoderar a Macri.

El hexagrama 9 del I ching habla de El poder domesticador de lo pequeño o La fuerza de lo pequeño:

Una dureza equilibrada por la suave penetración y por la adaptación a las condiciones reinantes, produce más y mejores resultados, que la peligrosa fragilidad provocada por un exceso de endurecimiento. Ahora sólo es posible ir preparándose para conseguir más adelante lo que se busca o se desea. Hay que estar decidido por dentro, pero dejando que los pequeños efectos vayan aumentando su influjo poco a poco hasta que el terreno esté preparado para avanzar más.

No hay posibilidades de usar la fuerza, tampoco la oportunidad. Ya no queda casi tiempo. Será entonces la oportunidad para la mano invisible de lo pequeño, la que tuerza o no el rumbo de la historia

EL IMPERIO

4 nos acompañaron

José Antonio Moreyra
image

Desde el año 2.728 antes de Cristo se sabe que existía un pueblo que vivía aislado gracias a inexpugnables montañas del Asia. Verdad era entonces todo lo que se decía. Lo que se prometía se cumplía y el hombre estaba al servicio del hombre y su crecimiento espiritual. Viejos sabios iban determinando magnánimas leyes  que eran transmitidas oralmente desde sus aposentos conventuales hasta el pueblo en sus calles, campos y tabernas.

Solo un dilema tenían, la delicada tesitura sobre que dinastía  de los consejeros que vivían en las siete montañas, era la que había dado origen a este imperio pacífico, sin rey. No era para llevarse la gloria generacional de quienes habían sido sus fundadores, era una búsqueda de sus orígenes después que se perdieran libros milenarios en un incendio  con causa desconocida. Desde entonces, empezaron a enseñar a sus discípulos la historia, de boca en boca. Y para ello desde niños enseñaban a quienes iban a ser sus sucesores. Esto tenía que ver además con los dichos de un viajero que les habló de los inventos de la pólvora y de la brújula en otra zona, cuando ellos ya hacían miles de años que  la habían concebido.
Este viajero habló de la invasión de todos los territorios  por parte de ejércitos reclutados de diferentes pueblos que arrasaban con todo lo  que encontraban a su paso, y ellos no iban a ser la excepción.

Como no tenían quien los organice militarmente, ya que era un pueblo de paz dedicado a la contemplación, el viajero se ofreció para organizarlos y comandarlos Al principio dudaron, pero al ver que no sabían los artilugios de la guerra decidieron otorgarle el poder del Imperio, solo con una condición. Que una vez terminado todo, renuncie y sigan gobernando en paz los viejos sabios de las altas cumbres.

Aceptó.

En poco tiempo hicieron barricadas, seleccionó un grupo de hombres fornidos y hábiles y formó su guardia imperial, puso vigías en los pasos y trabajó con la gente del pueblo para que aprendan a defender. Al cabo de un año, todo estaba listo, los invasores iban perdiendo mucha soldadesca pues se desbarrancaban en los acantilados. La batalla final se dio en las afueras de la ciudad, y los invasores fueron derrotados y sus jefes y soldados pasados a degüello.

Nunca habían visto tanta crueldad los pacíficos pobladores transformados en guerreros. El viajero convertido temporalmente en rey, subió a un montículo con sus generales. Desde el llano la gente lo vitoreó y llenó de elogios. Él agradecido, dijo que se iba a levantar un palacio inmenso allí  donde se había desarrollado la batalla, repartió cargos a sus dirigidos y empezó la construcción de una verdadera fortaleza infranqueable. Para el pueblo ordenó fiestas con grandes banquetes que durarían los días exactos acordes a la edad de él, treinta y cinco.

Llamó a los sabios y les ordenó que denominen a la batalla, como la de la recuperación verdadera de la historia, que empiece a llamársele Dinastía XXII y que todo lo pasado sea solamente un recuerdo destinado a la nebulosa de los tiempos. Empezaba la época de la consolidación del terruño, pero sin tener en cuenta los miles de años pasados.

Le recordaron entonces el acuerdo de abandonar el cargo una vez terminado todo, pero los hizo encarcelar y a aquellos que no cedieron los condenó al destierro, siendo reemplazados por improvisados y aprovechados aprendices  de historiadores,  diletantes que querían solamente recibir favores en la nueva etapa del imperio.

Salieron bandos y decretos, que determinaban la necesidad de la sumisión y el orden a la autoridad establecida, que muerto el rey lo seguirían sus descendientes hasta que se acaben los mismos y que era hora de empezar a retribuir el pueblo a sus gobernantes con necesarios impuestos. Creó una corte de fanáticos posesos que hablaban en todos lados a su favor y de la urgente necesidad de ir levantando estatuas para asegurar la posteridad de los nuevos gobernantes.

Años tras años siguieron las cavilaciones y los argumentos que cada vez convencían menos a los integrantes del populacho. Año tras año se fueron indigestando  y atragantando con informes y hechos que sabían, no eran verdad. Los fanáticos posesos por su lado hablaban de la urgente necesidad de la masificación para el bien de todos. Empezaron algunas revueltas y fue allí que empezó la represión. Despiadada y con miles de muertos.

En décadas sucesivas, la gente lo fue aceptando y asumiendo, no importaba quien estaba arriba, ni las internas palaciegas que hacían que muy de vez en cuando se despierten con un nuevo rey por la repentina muerte de su antecesor.
Algunos ancianos, en lo alto de la montaña empezaron a escribir en hojas lo vivido antes de esta dinastía en un vano intento de rescatar algo, pero era tarde, ya habían perdido las ganas de leer los pobladores. Solo algún libro de Historia a veces los rescata en pocos renglones a los ancianos para demostrar que se puede vivir en paz, los rescatan como de paso, casi con indiferencia sin mencionar siquiera, el nombre del pueblo.

Posts relacionados