Lo Político es Personal o la tragedia de Clara Rojas


“Por qué no me hizo pasar el nene de grado si me estudió” o “Llamo para quejarme porque me están rompiendo la vereda para pasar por un caño” o “Nos están metiendo las manos en los bolsillos con las retenciones”. No se me ocurre ninguna otra frase mas inteligente para ilustrar cuando lo político se convierte en algo personal. Se abre a los escribas alguna propuesta mas ilustradora.
El feminismo desde los años setenta viene trabajando sobre la frase ”Lo personal es político”, que como se define acá, para procurar la eliminación de las fronteras entre lo público y lo privado. La clave reside en transferir los principios de equidad, paridad y justicia tanto a la esfera política como a la personal y familiar. Se trata de deconstruir el simbólico femenino y rehacerlo desde otro lugar y otro posicionamiento, habilitando un espacio donde reconocernos como iguales aunque diversas. La frase ha entrado en la historia y por eso ha pegado la vuelta y acá se la analiza como se titula el post.


Noelia Seibane Simón en un trabajo muy inteligente saca a la frase de ida o de vuelta de su contexto originario y dice: La idea de que lo político tiene un lugar considerablemente importante en la vida de los ciudadanos es muy propia de la izquierda, desde que los movimientos obreros despertaron la conciencia de que la economía, en manos sólo de sí misma y con una regulación inexistente, producía enormes desigualdades. Sin una intervención de un órgano superior al ámbito de la propiedad particular, era completamente insostenible un modelo que convertía a millones de personas en esclavos y, sobre todo, ponía en evidencia los valores liberales proclamados, fundamentalmente, en la Revolución Francesa: libertad, igualdad y fraternidad, pero desde ese modelo, probablemente sólo para los propietarios de los medios de producción.
Mas adelante dice Proletarios, mujeres, minorías étnicas, homosexuales...la lista de colectivos desprotegidos y en clara exclusión ha sido extensa a lo largo de la historia. Cada uno veía la solución en una serie de medidas; lo que todos comparten es la idea de que únicamente el Estado puede mediar para solventar los problemas que les acosan. Esto quiere decir que a medida que la tolerancia se convierte en diversidad el problema de la política en el ámbito personal y lo personal en el ámbito de la política adquieren mayor visibilidad. La pregunta es ¿qué hacemos con esa exposición?. O de otra forma: ¿De qué forma presentar en público problemas que hasta hace poco han sido considerados dentro de la esfera de lo personal?
No tengo por ahora una respuesta, pero sí creo que una buena pregunta.


El caso paradigmático de la división de cuerpo, estado y política es el de Clara Rojas. Hoy en Clarín en una nota de Pablo Biffi y Hinde Pomeraniec, titulada "Clara Rojas: "Emmanuel es el hijo de la gran tragedia colombiana", de la que solo quiero reproducir una parte que ilustra lo que planteo arriba esperando no caer en amarillismo, pone en carne viva la discusión.
-Clara, Ud. no habla del tema y la única versión es la del periodista Botero, que dice que Emmanuel es hijo de una relación consentida con un guerrillero...
-¡Pero es que nunca mantuve ninguna relación ni he hablado de eso! Entonces ¿de dónde infieren eso?. Yo dije que en lo general él tenía razón, pero nunca había dado ningún detalle.
-¿Y cuál es esa verdad?
-Tengo derecho a mi privacidad, como mi hijo, porque también lo hago pensando en él. Lo que quiero es que mi hijo no tenga dudas pero tampoco temores, que lleve una vida normal.
- Es por esa versión que todos ven a Emmanuel como "el hijo de la gran tragedia colombiana".
-Bueno, y por supuesto lo es. Lo es porque yo soy una mujer secuestrada, fui una mujer secuestrada. En ese marco, lo entiendo. Pero de ahí a ahondar más, he tratado de poner un límite a mi vida privada, quiero mantenerlo.
-----
Pauline Roland dijo...
Le acerco otro enfoque del mismo tema.
Vastos sectores del feminismo trocaron “lo personal es político” por “lo político es lo personal”, dejando para el futuro la lucha política, pública, contra el Estado, las clases dominantes y las instituciones del régimen que reproducían, sostenían y legitimaban esta situación. Tranquilizando conciencias con una supuesta transformación de las vidas personales y con la creación de contra-valores feministas en las relaciones cotidianas como tareas prioritarias y excluyentes de la intervención en la arena pública, emergió un feminismo light, despolitizado y despolitizante.

4 nos acompañaron:

Anónimo dijo...

Vos querés detalles, no?

Pauline Roland dijo...

Me parece un tema interesante. Me pareció muy bueno el post de HEXIS. Le acerco otro enfoque del mismo tema

http://www.pyr.org.ar/spip.php?article337

Hubertine! No es que la haya olvidado. No intentaba ser un homenaje a cada una de aquellas valerosas mujeres como las mencionadas, Elizabeth Dimitrieff, Beatriz Excoffon, André Léo, Nathalie Lemel, Blanche Lefebvre, Josephine Courbois (la reina de las barricadas!), etc, etc. Si no me equivoco, Hubertine es, además, quien inventó la palabra FEMINISTA. Se lo averiguo y le aviso.

José Luis Moreno Pestaña dijo...

Magnífico debate Charlie. Muchas gracias y siento haber tardado en verlo. Saludos cordiales.

Charlie Boyle dijo...

Hay que estar mas atento José Luis HAce unos días todo el mundo por acá hablaba de vos Jeje. Muy bueno tu post

Posts relacionados