La pobreza… de la política contra la pobreza




Canción en harapos‘, Silvio Rodríguez

Así se titula un libro de Rubén Lo Vuolo que me intodujo al concepto de ingreso ciudadano, por ese entonces atado a las políticas contra la pobreza del ex ARI. Al mismo le dedicamos un espacio en nuestro libro De Revolutionibus Orbium Argentum. Allí citábamos a Daniel Raventós otra autoridad en el tema:
“El concepto de Ingreso Ciudadano o Renta Básica es asimilable al del voto universal, aquél que impuso el concepto de un ciudadano igual a un voto. Como se señaló anteriormente, este concepto fue desplazado operativamente por el concepto un peso igual a un voto que han impuesto las leyes de los mercados.
El Ingreso Ciudadano como renta ciudadana básica, universal e incondicional va en compensación de las asimetrías que produce el segundo concepto de un peso igual a un voto. Si los ciudadanos pueden llegar a tener ingresos “básicos” al menos podrán, aunque mínimos, ser actores económicos y tener voto en la segunda votación, la de un peso igual a un voto.”


La renta básica universal o Ingreso ciudadano por sí sola es una herramienta magnífica para el combate de la pobreza. Lo que queremos introducir hoy es este concepto unido lo que Michel Bauwens denomina La Economía Política de Producción entre Pares.
Bauwens considera al nuevo modo de producción P2P como un

'tercer modo de producción', diferente de la producción con fines de lucro y de la producción pública que se realiza por medio de compañías propiedad del estado. Su producto no reside en un valor de cambio destinado al mercado sino en el valor de uso dirigido a una comunidad de usuarios.” Que a su vez lleva consigo un “'tercer modo de autoridad o gobierno'” y un "'tercer modo de propiedad'".


Con una honestidad brutal afirma que:

“En la medida que toda la infraestructura de base del capitalismo se hace distribuida, esta genera prácticas P2P, haciéndose adictas de ellas. La escuela franco-italiana del 'capitalismo cognitivo' acentúa que la creación de valor ya no se limita sólo a la empresa, pasando también a resultar de la intelectualidad de masas de los trabajadores del conocimiento que, a través de las vivencias y aprendizajes adquiridos a lo largo de la vida, innovan constantemente dentro y fuera de la empresa. Este es un argumento importante, dado que justificaría aquello que entendemos constituye la única solución para el ensanchamiento de la esfera de la P2P a la sociedad en general: el ingreso básico universal. Sólo la independencia del trabajo y de la infraestructura salarial permite garantizar
que los productores igualitarios puedan continuar desarrollando esta esfera de valor de uso altamente productivo.”

El dilema que plantea es que en la medida que el capitalismo se hace mas distribuido genera prácticas P2P y se “hace adicto a ellas”, practicas que por ser justamente P2P no generan renta, por lo que sus productores no cobran una contraprestación por lo producido. Esta asimetría solventada por el Ingreso Ciudadano podría ir a palear la pobreza.
En este post citábamos Denis Merklen donde decía:

“De modo que viviendo en los márgenes se hace necesario manejar la inestabilidad como un componente del día a día. Esta fragilidad se expresa en la vida cotidiana pero tiene su origen en la forma de las instituciones que organizan la cohesión social.”

Esto demuestra que la pobreza no es una cuestión solamente económica sino un virus que penetra el tejido social corrompiéndolo. Restaurarlo es nuestra responsabilidad.

El espíritu del Ingreso Ciudadano es proveer de una renta básica universal que sirva para palear las asimetrías que provocan los mercados. El mercado necesita de agentes económicamente activos, a quienes se les pueda comprar o vender. La pobreza borra del mercado a quienes no cumplan esas funciones. En este sentido mediante la Renta Básica se trata de activar a los agentes más postergados, operando la inclusión social que el mercado ahora le habilita. Recordemos que en el imperio del mercado opera la máxima un peso igual a un voto y no la máxima republicana de un ciudadano igual a un voto.
El Ingreso Ciudadano lleva en sí una consideración comunitarista que tiene pretensiones de franquear esa diferencia.
La economía de producción P2P en este sentido tiene el mismo espíritu comunitario, al producir bienes de los que nadie es propietario y están disponibles para la comunidad, se embebe en el espíritu comunitario del Ingreso ciudadano.

¿Qué pasaría si nos ponemos a pensar de unir producción P2P con Ingreso Ciudadano?

  • Los productores no rentados de las P2P podrían lograr un retorno por su esfuerzo comunitario a través del Ingreso Ciudadano.
  • Los desempleados tendrían incentivos comunitarios para ponerse a producir, ya que de alguna forma pueden erigirse económicamente como agentes activos y tener una renta.
  • Lo que Merklen señala sobre los efectos de la marginación "no económicos" que produce la pobreza podrían ser paleados por las prácticas comunitarias P2P y a partir de ellas la distancia de un desempleado marginal y un desempleado que perdió solo su empleo serán cada vez mas cortas.
  • La comunidad ganaría en su conjunto, pese a las críticas que hacen algunos como Robert Castel al Ingreso ciudadano, que le cuestiona que mediante su implementación el estado se desentiende los ciudadanos marginados por la pobreza y puede llegar a asimilarlos como "pobres estructurales."

3 nos acompañaron:

Comandante Cansado dijo...

Hola, Charlie. La verdad, muy interesante. Si el ingreso ciudadano es sólo para los necesitados (gastar plata del Estado en ricos no me divierte) me parece bien. También pienso que las experiencias de países que tienen, si no ingreso ciudadano, al menos seguro de desempleo generalizado y relativamente alto, deberían servir para enriquecer y corregir si hace falta la propuesta. Te doy un ejemplo: en Bélgica hay seguro de desempleo, que si trabajaste consiste como mínimo en el 60 % de tu antiguo sueldo (puede haber además factores que aumenten lo percibido: si tenés hijos, si sos casado y tu pareja no trabaja, etc.). Obviamente, está buenísimo; el problema es que mucha gente lo toma como si viniera del cielo y lo usa de maneras no previstas, como irse de viaje, tomarse sabáticos, ... El problema es cultural: se acostumbraron y lo dan por sentado, como si fuera eterno y asegurado ad eternum y no dependiera de que los aportes de la población activa (que disminuye) puedan sustentarlo. Los extranjeros que tienen acceso a este seguro por haber trabajado más de un año suelen tener, tal vez por venir de realidades distintas y valorar más una ayuda así, una actitud diferente, y usarlo para poder buscar, sin la angustia de la necesidad inmediata, un nuevo trabajo. Así, los cursos de promoción social y formación continua en Bruselas, a los que asisten muchos desempleados, suelen presentar una notable mayoría de extranjeros, mayoría que excede el 40 % de extranjeros que viven en la ciudad (y lo aclaro para mostrar que el porcentaje es significativo, que no es una simple transposición del número de extranjeros en Bruselas).

Buenos, eso. Siempre interesante lo suyo,

CC

Farolera dijo...

Muy muy interesante esta entrada; me diste letra para una idea que tengo dando vueltas y que casualmente -o por escribir "en caliente", en realidad- me olvidé de poner en mi post. ¿Dónde puedo leer más sobre P2P?

Gracias!
Florencia

Charlie Boyle dijo...

Florencia este es un blog grosso sobre P2P del mismo autor de donde tradujimos este post que es muy objetivo y honesto.
Gracias por pasar

Posts relacionados