Latinoamérica sistémica I

No se si es por casualidad pero lo cierto es que últimamente leemos varios posts sobre la geopolítica latinoamericana.

Éste de Florencio en donde se habla de los interesantísimos ciclos largos de Kondratieff. Immanuel Wallerstein sostiene que estamos en la fase B del ciclo en donde se muta de una fase A en que:

"el beneficio es generado por la producción material, industrial u otra; en una fase B, el capitalismo debe, para seguir generando beneficios, refinanciarse y refugiarse en la especulación."

Manifiesta que esta crisis es atípica ya que mas que fin de ciclo largo es un fin de sistema:

"el capitalismo ya no llega a "hacer sistema", en el sentido en el que lo entiende el físico y químico Ilya Prigogine (1917-2003): cuando un sistema, biológico, químico o social, se desvía demasiado y demasiado a menudo de su situación de estabilidad, ya no llega a encontrar el equilibrio, y se asiste entonces a una bifurcación.
La situación se hace caótica, incontrolable por las fuerzas que la han dominado hasta ese momento, y se ve aparecer una lucha, y no entre los poseedores y adversarios del sistema, sino entre todos los actores, para determinar lo que lo va a reemplazar. Reservo el uso de la palabra "crisis" a ese tipo de período. Ahora bien, estamos en crisis. El capitalismo se acaba."

Esto se entiende perfectamente, como lo explica Fernando Vega Redondo, en base a la volatilidad del entorno. Si el entorno se vuelve tan caótico que no permite dejar acomodarse al sistema internamente, ya que permanentemente está generando nuevos cambios, termina por hacerlo explotar. Wallerstein augura una transición con "cambios enormes", esto significa una crisis prolongada, no solo por lo crítico sino por la necesidad de que un nuevo sistema se cree y eso lleva tiempo.

El segundo texto que queríamos relacionar con éste es el que traducíamos del brasileño José Luís Fiore en este post. Su tesis es que imperialismo y capitalismo son dos sistemas expansivos y van uno detras del otro abriendo espacios incosquistados (necesarios para la expansión), y América Latina es muy apetecible sin corporización. Al ser preguntado por O Globo: "¿Y para donde debe darse esta nueva onda expansiva de la que Ud. habla?" contesta:

"- Mi impresión que está expansión competitiva y imperialista se dará inmediatamente en África Céntrica, y en un tiempo más, en América del Sur.

A América del Sur vendrá inmediatamente a continuación (de África) por tratarse de un territorio con inmensos recursos energéticos, minerales, hídricos, con zonas de plantaciones de alimentos espantosamente productivas y población escasa. Es un territorio potencial, sí. Hay señales de eso. Conflictos aquí y allá. Una manifestación indiscutible de que la región está integrándose dentro del sistema mundial de competencia entre las naciones. Ya no hay más espacio vacío. (Recuerdo una frase que usó MEC "la política es enemiga de los vacíos") Todos están dentro de la zona de presión competitiva global. (el entorno volatil de Vega Redondo) En este sentido, acostumbro a decir que se acabó la "adolescencia asistida" de América Latina. Llegó la hora de caminar con nuestras propias piernas dentro de un mundo cada vez más complejo. El nivel de relación económico, cambios, de comercio e inversión, está creciendo. Las conexiones energéticas y de transporte se están densificando. Seremos en breve los mayores exportadores de alimentos del mundo, y Argentina ya ocupa un lugar destacable en este campo. No es algo trivial. Y hay petróleo. El agua es cuestión esencial.

O Glogo ¿Ya hay señales de eso?

Fiori: - Por todos lados. Los pequeños conflictos ya son manifestaciones de que las cosas están en curso. Usted tiene una apreciación menor del conflicto porque América Latina es una región subordinada a la supremacía americana. Pero la activación de la IV flota americana es un ejemplo del aumento de la preocupación que se tiene con el continente. Estas disputas en el continente no pasan sólo por el interés y la competencia externa, pasan también por la expansión de Brasil y de sus intereses económicos y políticos que también se van internacionalizando rápidamente. Aquí también, este aumento de la presión competitiva ha de a crear nuevas "zonas de fractura", activando asimetrías y diferencias preexistentes que acaban transformándose casi invariablemente en guerras civiles o regionales, como acontece en todo el mundo. Las asimetrías y conflictos locales que estaban latentes y que se transforman en conflictos vivos."

En nuestro continente es muy fácil acrecentar los "conflictos de juntura" como los de Evo con la Media Luna o la media luna que quiere inventar Chavez para justificar una avanzada armada y totalitaria sobre las provincias que perdió. Estos pequeños conflictos subyacentes son los que en definitiva nunca se han arreglado entre nosotros, los que provocan las descoordinaciones y son los que finalmente van a provocar las Guerras Americanas, a las que nos referiremos en el próximo post.

El tercer texto al que nos queríamos hacer referencia es este post de Lucas donde llega a una conclusión, luego de analizar gobiernos de centro, de izquierda y de derecha dentro de nuestro sub continente. Lucas sostiene que:

"...no son las fuerzas sociales organizadas las que dinamizan el escenario progresivamente–el caso en fino de Evo Morales en Bolivia demuestra lo que sobradamente demostró el gobierno del PT en Brasil o el del Frente Amplio en Uruguay- sino conducciones desde el estado fuertemente centralizadas y personalizadas. Es un dato de coyuntura, que puede o no gustaron, pero es así, por ahora, la cosa."

infanta isabel

Es evidente que Latinoamérica tiene tradición imperial heredada de España que, a su vez, antecedió a la portuguesa y a las señaladas por Wallerstein, y con tal herencia de autoridad fuerte es regla impuesta. Todas las viejas burguesas querían estar emparentadas con la monarquía española, solo basta recordar la venida de la Infanta Isabel para el centenario de la independencia en 1910. Los estados "fuertemente centralizados y personalizados" a los que hace referencia Lucas son sus herederos directos y los que tapan la diversidad entre Civilización y Barbarie. Todavía hoy se nos manda a callar la boca.


Lo malo es que esa brecha nunca se salvó, solo se tapó bajo la alfombra, y con solo agitar un poquito la mugre doméstica comienza a volar. Decíamos en De Revolutiónibus Orbium Argentum y un poco contestándole a Lucas:

¿Tendrá razón Noelle-Neumann cuando sostiene que el silencio aporta la verdadera cohesión social en contraposición con la visión de los que creen que el diálogo significativo es el que le da sustento a todo armado público? Esas tradiciones se traducen como un dato identitario y de pertinencia del grupo más marcada hacia lo social en el interior y una mirada más crítica y por ende más conflictiva y efervescente en las ciudades. Paulo Freire se refiere a una verdadera “cultura del silencio” que nos dejó como herencia la conquista de los pueblos latinoamericanos. Cree que la génesis de esa cultura del silencio se encuentra en la colonización de Latinoamérica, o que el sincretismo de las culturas dio como resultado ese silencio:

Así vivíamos todo nuestro período de la vida colonial. Presionados siempre. Casi siempre imposibilitados de hablar. La única voz que se podía oír era la del púlpito (…) el gran servicio que prestan ‘las iglesias’ al poder establecido, cuando hablan de tantos pecados, de amenazas de fuego eterno, de perdición sin rescate.”

La rueda capitalista-imperialista intenta rodar sobre Latinoamérica, mientras lo hace nuestras propias contradicciones se magnifican y la mugre tapada por siglos de silencio exacerba la "zonas de fractura". El sistema intenta sobrevivir expandiéndose y a nosotros nos "devoran los de ajuera".

Podrán Batman, Robin, Evo y Hugo salvar la patria boliviariana o se iniciará un proceso de balcanización en la región.

Breakup_of_Yugoslavia

Hacer click en la imagen para ver como cambió Yugoslavia

Esto lo sabrán en el próximo post.

2 nos acompañaron:

espacios públicos dijo...

Carlos

nuestras fuerzas están puestas en obstaculizar una segunda balcanización de, por lo menos, el cono sur.

apostar al Mercosur o a la Unasur es un imperativo categórico aunque muchas veces no sabemos cómo, la metodología.

y aquí a progresistas e izquierdistas no nos une el amor sino el espanto.

saludos!

Charlie Boyle dijo...

No se apure mi amigo, de eso hablaremos en el próxiomo post, ud. está rumbeado, pero olvídese del capitalismo

Posts relacionados