Redes clientelares. I Una perspectiva teórica desde el Análisis de Redes Sociales

Leemos a Aguirre, Julio L. (Abril 2012) 

"Entiendo por red clientelar a un conjunto de actores vinculados a través de una relación clientelar que conforman una estructura de relaciones que los dota de posiciones y roles funcionalmente diferenciables -patrones, mediadores y clientes- y configura pautas de interacción que condicionan sus acciones y preferencias dentro de ella.
Analíticamente, en el modelo teórico propuesto se define a las redes clientelares como redes unimodales uniplex (Aguirre, 2011: 14-15) donde se vinculan un conjunto finito de actores sociales (diferenciados en sus posiciones y roles, pero no en su naturaleza) a partir de un único tipo de relación, la clientelar16. Estructuralmente, el modelo define a las redes clientelares como redes libres de escala (op. Cit. Pp. 50) caracterizada por la presencia de un conjunto de nodos que concentran una gran cantidad de relaciones (los mediadores), un nodo central que coordina los vínculos entre distintos subgrupos (el patrón) y un gran número de nodos con muy pocas relaciones (los clientes). 
En nuestro modelo teórico, la red clientelar se constituye como una red libre de escala en torno al patrón como facilitador de las recursos que son distribuidos entre los clientes (C) a través de los mediadores. Esta red típico ideal de la estructura relacional del clientelismo muestra un alto grado de concentración de relaciones en los mediadores que operan como hubs18 pero dependen del patrón para integrarse entre sí en una red mayor; el patrón opera estructuralmente como un puente local.
Como se ha dicho muchas veces en este blog este tipo de red es una red altamente jerarquizada
Las redes clientelares, del tipo que analizo en este trabajo, emergen en contextos caracterizados por altos niveles de vulnerabilidad social y desarticulación de las redes tradicionales de apoyo, para vincular, de forma precaria y bajo condición de lealtad, a sus “clientes” con distintos canales de acceso a bienes y servicios básicos. La vulnerabilidad social es la característica distintiva de los clientes, y se vincula tanto al lugar ocupado por éstos en la división social del trabajo como con los mecanismos de seguridad social y las relaciones de socialización. Al analizar a los clientes de la red, importan tanto sus características individuales, vinculadas a la inserción en el mercado laboral y la recepción de asistencia por parte del Estado, como las relaciones sociales que configuran su red de apoyo, o sea, las personas a las que recurren ante algún problema.
Los mediadores, normalmente, tienen la misma pertenencia de clase social que sus clientes, pero se diferencian de ellos porque poseen un mayor capital social acumulado (Auyero, 2001: 105). Los mediadores se encuentran arraigados en las mismas redes sociales cotidianas que los clientes, pero poseen vínculos directos con políticos y funcionarios del Estado (mayormente a nivel municipal). Normalmente se encuentran empleados en el Estado, en áreas bajo el control del patrón, esto les facilita su tarea de intermediarios, les confiere una fuente de ingresos (que normalmente los posiciona socioeconómicamente mejor que a los clientes) y, a la vez, condiciona su existencia material a los favores del patrón; en este sentido, es un cliente más. Los patrones son líderes políticos con acceso a recursos públicos de uso discrecional. Suelen estar bien posicionados dentro de las estructuras partidarias y su éxito político se vincula con el tamaño y eficiencia de su red clientelar. De esto último, se desprende que gran parte de su poder político es de base territorial, por ello las figuras más prominentes dentro de los patrones de las redes clientelares suelen ocupar cargos fuertemente arraigados al territorio (como los intendentes). Mientras más alejados están del territorio, más compleja se vuelve su red clientelar, incorporando niveles nuevos de mediadores y gestores. La literatura los describe como líderes carismáticos, conocedores de los estilos de vida y principales problemas del
territorio, y regulares visitadores de sus zonas de influencia.
Génesis de la red: autosimilitud y cierre tríadico 
Según Auyero (2001), la relación clientelar emerge producto de tres procesos que se conjugan en un espacio particular: 1) La configuración de una nueva marginalidad marcada por un contexto de desempleo estructural y nuevas necesidades básicas, donde la vida en la villa pasa de ser una etapa transitoria, en un proceso de eventual ascenso social, a ser una situación permanente. 2) La desarticulación de las distintas organizaciones de vecinos (como los clubes, las asociaciones de ayuda mutua, las uniones vecinales o las asociaciones de vecinos), cuyo auge se da durante las décadas de los años 60 y 70, y el comienzo de su decadencia está marcado por la represión y control de toda forma de organización política durante la última dictadura militar, que dinamizaban las redes sociales cotidianas (de amistad y familia) y operaban como redes de contención de las necesidades básicas. 3) La construcción de una nueva red de solución de problemas basada en la relación clientelar. Las redes sociales de apoyo vaciadas de recursos, son dinamizadas mediante recursos que ingresan a través de los planes sociales, cobrando mayor relevancia las figuras del mediador y el referente como canales de acceso a esos recursos garantizados políticamente por el patrón.

Arraigo
A pesar de que el modelo reticular del clientelismo trabaja como una red uniplex modo 1, dónde solo estudiamos un tipo de relación entre los actores (la relación clientelar), es importante considerar que las redes clientelares están insertas en contextos sociales y sus actores son atravesados por múltiples relaciones cotidianas, fuertes o débiles, que los vinculan a otras personas; el arraigo35 de la relación clientelar entre mediador y cliente es muy alto debido a que ambos comparten muchos vecinos en su red social personal.

El hecho de que mediadores y clientes tengan contactos en común entre sus redes sociales próximas, robustece y complejiza la relación clientelar, solapándole otro tipo de relaciones como la vecindad, la amistad e, incluso, las relaciones familiares. Esto explica la insistencia de los estudios etnográficos sobre el clientelismo en que el lazo que une a los actores en una red clientelar, muchas veces, supera ampliamente el intercambio material. Si a esto sumamos que la relación clientelar está atravesada por la reproducción de un discurso militante que busca mistificar la figura del patrón y/o el movimiento o partido, podemos dar cuenta del complejo sistema de incentivos que opera sobre los actores de este tipo de redes clientelares. Que mediadores (o referentes) y clientes estén arraigados dentro de una misma red social, implica que las consecuencias por no cumplimiento con lo pactado superan aquellas aparentes en el “contrato clientelar”, aumentando considerablemente el “castigo social” por incumplimiento.


El gráfico  muestra cómo el arraigo del mediador en las redes sociales cotidianas de los clientes religa y fortalece los vínculos entre ambos a partir de lazos fuertes que conforman clústeres fácilmente identificables y funcionalmente relevantes para entender el funcionamiento de la red en su conjunto.
Junto con los lazos fuertes que conforman clústeres dentro de la red, existen lazos débiles entre los actores de clústeres distintos que los vinculan permitiendo integrar a estos grupos en redes mayores.
El próximo post comento

5 nos acompañaron:

manolo dijo...

Estimado Charly.

Lo que describís es una red de Patronazgo, no de Clientelismo.
En la primera son los Clientes quienes compiten por los favores; en la segunda es a la inversa, son los Patrones quienes compiten por los Punteros y estos últimos lo hacen por los favores de los Puntos.
Solo hay que analizar la literatura sobre el fenómeno, producido en el último quinquenio, o leer como síntesis a Romero o Mendelevich en La tribuna de Doctrina.
Otro tema no menor, a diferencia del resto de las provincias, y a pesar de la Reforma de 1994, los Municipios de la PBA son autárquicos, no autónomos.
Por eso siempre se está el límite de la “usurpación de funciones y prerrogativas”.
Un abrazo

Charlie Boyle dijo...

MAnolo copio y pego la desambiguación del mismo paper, vale la aclaración.
Anexo 1: Distinción conceptual entre clientelismo y patronazgo.
La diferencia entre clientelismo y corrupción o nepotismo es evidente (el alcance
de éstos últimos es mucho mayor y más ambiguo) 49, sin embargo, su diferencia con el
patronazgo merece algunas aclaraciones. Si bien patronazgo y clientelismo denotan un
fenómeno similar, “el intercambio de votos y otros tipos de apoyo partidario por
decisiones públicas con beneficios divisibles” (Piattoti, 2001: 4), existen diferencias
sustanciales entre ambos. El patronazgo, término más común en la lengua inglesa,
parece tener un significado distinto en cada costado del atlántico (op. cit.), pero es
comúnmente utilizado para hacer referencia a la asignación de empleo público a
personas del círculo íntimo del patrón (Folke et. al., 2011; Kitschelt y Wilkinson, 2007).
Pero, más allá del tipo de beneficios (empleo u otros) asignados al patronazgo, el
concepto es siempre utilizado para dar cuenta de cómo se generan ventajas
estratégicas sobre un tipo particular de “beneficiarios” (configurados en torno a
relaciones de parentesco, filiación partidaria o participación en grupos religiosos o
étnicos, entre otros).
El clientelismo, término más común en el léxico Romano (Piattoti, 2001: 4-5),
denota una práctica más concreta donde el objeto no es tanto generar algún tipo de
ventaja comparativa sobre un determinado grupo de “beneficiarios”, sino, más bien,
configurar un mecanismo masivo de intercambio con el objeto de garantizar apoyo
político (op.cit.) y abordar problemáticas concretas sobre poblaciones determinadas. El
objetivo del clientelismo es movilizar políticas y recursos del Estado en una lógica de
intercambio que busca empoderar a mediadores y patrones garantizando el apoyo de
los clientes.
En tanto estrategias para la construcción de poder político, el patronazgo se orienta
a la cooptación de puestos, roles y recursos claves dentro de las instituciones públicas
por parte de personas que comparten intereses de grupo. El clientelismo, por su parte,
es una práctica orientada a la acumulación individual de poder político por parte de
mediadores y patrones, garantizada a partir de la cooptación del apoyo político
colectivo de sus clientes, en forma de votos o participación en actos partidarios, entre
otras.
Según Van de Walle (en Kitschelt y Wilkinson, 2007) el uso indistinto de los
conceptos de clientelismo y patronazgo es factible en países con un alto ingreso medio
y existe suficiente experiencia y recursos al servicio de este tipo de prácticas; por ello,
suelen integrarse como parte de una misma estrategia de construcción de poder
político. Pero en países con ingresos bajos (como el caso del África sub Sahariana que
él estudia), el clientelismo “prebendalista” (prebendalism) incorpora de hecho muy
poco patronazgo (en el sentido arriba expuesto)50.

Charlie Boyle dijo...

Dato interesante desde el punto de Manolo en este post http://deshonestidadintelectual.blogspot.com.ar/2011/06/clientelismo-la-actualizacion.html

David del Bass dijo...

Hola, ¿que tal? Soy un compañero de Bitacoras.com, quería enviarte este mensaje para presentarme por si todavía no me conoces.

Me llamo David del Bass, soy un madrileño de 28 años, tengo una web de autoayuda, es seduccionysuperacion.com, me gustaría que te pasases a echarle un vistazo y me digas que te parece, si no te importa, estoy abierto a escuchar críticas y propuestas para mejorar.

Si quieres que estemos en contacto a través de las redes sociales estoy en Twitter y en Facebook facebook.com/daviddelbass y @daviddelbass

Espero tu respuesta, un abrazo!

micalk senlldy dijo...

Panerai pour replique lumineuse montres tout fait un exemple, en 1915, les proprietes luminescentes de Panerai lance la premiere utilisation du radium lumineux replique montre france, et une demande de brevet. 1,949 Luminous autre importante technique Luminor Panerai fausse montres a egalement demande un brevet pour l'utilisation du contenu d'une autre tritium de matieres radioactives. Comme le materiau emettant de la lumiere, cette technologie est plus sur, mais il ya encore des contraintes de temps. Aujourd'hui, Panerai unique de sandwich sandwich composer replique montres la structure, mais il est l'un de ses drapeau representant la meme table deux couches de disque pris en sandwich revetement lumineux Superluminova pour afficher les pointeurs et les chiffres. Affichage serie marine de chronographe IWC lumineuse utilise le meme Super-LumiNova revetement lumineux, ou replique montre de luxe une mauvaise vision dans des conditions sombres, afin d'eviter toute forme de malentendu, le pointeur et le temps affichage de l'echelle correspondante deux replique montre couleurs: vert est utilise pour afficher des informations propos de plongee, heure bleue. Petite seconde main etait corail rouge dans l'obscurite, vous pouvez toujours replique montre de luxe pour detecter si de fonctionner correctement.

Posts relacionados