Pareto vs Gauss 3

Mediocristan y Extremistan

del artículo de John Hagel III volvemos sobre lo siguiente

Aquí está el problema (o la oportunidad). La distribución Gaussiana tiende a prevalecer cuando los eventos son completamente independientes entre ellos. En cuanto se introduce el supuesto de interdependencia entre eventos, las distribuciones de Pareto salen a la superficie porque los bucles de realimentación positiva tienden a amplificar sucesos inicialmente pequeños. Por ejemplo, el hecho que una Web tenga muchos enlaces incrementa la probabilidad de que otros se enlacen a esta Web.

Los fenómenos sociales se van encadenando históricamente unos con otros formando un fractal de orden diverso que provoca estos bucles de realimentación positiva donde la sociedad-comunidad va “aprendiendo” del bucle anterior.

McKelvey y Andriani sugieren que las distribuciones Gaussianas pueden transformarse en distribuciones de Pareto bajo dos condiciones – cuando la tensión se incrementa y cuando además el coste de las conexiones disminuye.

En nuestra economía globalizada, la tensión crece conforme se incrementa la intensidad competitiva y conforme los entornos de negocios evolucionan más deprisa que la capacidad de adaptación de muchas de las organizaciones.

En Argentina y en Latinoamérica la tensión crece (según Laclau) cuanto más represivo sea el régimen en donde esté inserta el grupo social. Esta tensión termina por ejemplificarse mediante la metáfora de los dos campos, el campo de los de arriba que ostentan el poder y reprimen o privan a los de abajo y los de abajo que “pueden” constituirse en un “pueblo”

Al mismo tiempo, el coste de las conexiones está disminuyendo rápidamente en la medida que las políticas públicas evolucionan hacia una mayor libertad de movimiento de bienes, dinero e ideas y las rápidas mejoras en la eficiencia en precio de las estructuras de TI (Tecnologías de Información) reducen dramáticamente el coste de la transmisión de información. Resultado final: las distribuciones de Pareto se están volviendo cada vez más importantes.

¿De qué manera? Mediante el fortalecimiento del bucle de retroalimentación vehiculizado por las TIC

Copio y pego  un viejo post de Juan Freire Burocracia gaussiana en un mundo paretiano :

John Robb sigue ahora reflexionando a partir de las ideas de Hagel, The Gaussian vs. the Paretian strategist, y nos ofrece otra “vuelta de tuerca”. Partiendo de la estrategia empresarial acaba discutiendo las políticas públicas. Para ello se apoya en las ideas que Nassim Taleb ha desarrollado en su libro The Black Swan, que diferencia dos tipos de mundos o dos visiones del funcionamiento del mundo: Mediocristan (basado en la distribución gaussiana) y Extremistan (basado en la distribución de Pareto). Esta tabla compara los atributos que caracterizarían a estas dos opciones:

Según Robb, históricamente, hemos transitado desde un mundo gaussiano a otro paretiano por el incremento de complejidad y de densidad de información:

Historically, Gaussian expectations for most events derived from human systems were usually correct. In that world, dampening factors dominated within relatively sparse and simple systems, driving events towards the mean. Over the last decades, however, systems have shifted towards towards ever greater levels of complexity and information density. The result has been a shift towards Paretian outcomes, particularly within any event that contains a high percentage of informational content.

Pero, las políticas públicas siguen estando dominadas por “gaussianos”, mientras que los paretianos se consideran poco menos que locos o visionarios con escaso sentido de la realidad. Según Robb, en el mundo de los negocios el pensamiento paretiano si se está imponiendo por el papel creciente de los emprendedores (y yo añadiría de los innovadores), a pesar de que John Hagel criticaba el dominio aún existente de los estrategas gaussianos en las empresas. Si caminanmos hacia un mundo cda vez más paretiano (más complejo y exuberante en términos de información) y, al tiempo, los grandes poderes públicos (“big government bureaucracies”) ignoran o, incluso, desprecian el pensamiento paretiano, se está creando una brecha que crece a pasos agigantados. La propuesta de Robb es radical, buscar las soluciones fuera de las organizaciones tradicionales utilizando las estrategias propias de las guerrillas globales (a las que dedica su blog):

From my personal experience with the nearly complete lack of interest within big government bureaucracies for Paretian thinking that is far more explanatory, actionable, and predictive than what they currently produce, I don't think we will unless we develop it outside the traditional public organizations. In that sense, we will all need to become global guerrillas.

Posts relacionados