Murió Sartén Asaresi

Finalmente luego de una trágica enfermedad murió Sartén, uno de los tantos músicos de excelencia que ha dado Venado Tuerto, con quién compartimos casa en Bariloche en el año 80 o 81 cuando tocaba en los boliches con el grupo Espectros. En una charla con Gerardo Fernandez lo recordábamos con mucho cariño, un músico increíble que hizo su primer wa-wa con una lata de galletitas que le robó a la vieja y un circuito de la revista Lupín. Uno se esos genios de los que uno fue testigo

Esta es la gacetilla de Venado 24

Multinstrumentista, autodidacta, luthier y técnico de sonido. Vivía en Ginebra, era nacido en Junín, pero venadense por adopción.

“El país no me quedó chico, las que se achicaron fueron las posibilidades, como para todo el mundo, y la situación me obliga a alejarme de mi elección de vida, generando el acercamiento a mis miserias y a la de los otros, inexorablemente. Me fui sin ganas de irme pero no vi otra alternativa”, le contaba el año pasado en una entrevista a José Verdi. Sartén estaba considerado uno de los mejores músicos que dio la zona y el país. Tenía oído absoluto, era autodidacta y experimentaba las 24 horas del día. Vivía en Europa desde hacía casi 20 años, y el cáncer se lo llevó ayer en una clínica de Ginebra, Suiza.

José Luis “Sartén” Asaresi tocó su guitarra junto a gigantes como Luis Alberto Spinetta, Pedro Aznar, Rubén rada, Mezo Bigarrena y músicos menos talentosos pero muy conocidos como los dos litos (Nebbia y Vitale) Sandra Mihanovich y la actriz Nacha Guevara. Se mudó a Buenos Aires en el 82, y comenzó tocando en Suéter, la banda de Miguel Zavaleta. En nuestra ciudad compartió escenarios con Jota Morelli, quien ayer lo definió como "un genio y gran inspirador", un "gran tipo capaz de compartir su talento con los amigos".

Jamás fue dejado de lado por los antiguos compañeros. En 2008, por ejemplo, participó de “Una mañana”, el último disco de estudio del Flaco Spinetta, en cual grabó un  solo de guitarra para el tema Mi elemento. (tema de corte de dicho disco). De hecho, Spinetta en su histórico recital de "Las bandas eternas", desarrollado en el estadio de Vélez a finés del 2009, tuvo palabras de elogios para Sartén y lamentó que no se hallara presente en ese momento sobre el escenario. 

Durante los últimos años de su vida logró desarrollar una reconocida carrera como compositor de bandas sonoras para películas y obras de teatro. Nunca perdió su espíritu experimentador.

2 nos acompañaron:

Gerardo Fernández dijo...

La reputísima madre, qué bajón Charlie!!!
Como bien lo decís, uno de los músicos más grosos que dio nuestro país en los últimos años.
Un abrazo

micalk senlldy dijo...

IWC started focusing on the production of technically advanced watches built specifically for aviation at a very early stage, becoming a true pioneer in this field. Progress made in aviation and navigation had created a growing need for watches that offered maximum reliability under the rolex replica toughest conditions. Ernst Jakob Homberger 1955, IWC managing director during the 1930s, had two sons who were so passionate about aviation that they decided to manufacture IWC's first special watch for pilots in 1936. The replica watches, containing Caliber 83, had a shatterproof crystal, high-contrast hands and numerals, a rotating bezel with an index for recording short periods of time, and an antimagnetic escapement. It was also highly resistant to temperature fluctuations, ranging from –40 degrees Celsius to +40 degrees Celsius. In response to a rolex replica sale product requirement from the British government, IWC developed a service watch for pilots of the Royal Air Force. The technical specifications stipulated by the RAF were very rigid, including a requirement that the replique montres movement had to be protected against magnetic fields. Production of the now-legendary IWC Mark 11, with Caliber 89, started in 1948. In November 1949, the watch was supplied to airborne personnel of the RAF and other Commonwealth nations and remained in service until 1981.

Posts relacionados