La individualidad, la relacionalidad y lo colectivo en la era del P2P

Traducción del texto que Michel Bauwens le manda a un boletín brasilero de sociología como preparación de su próxima visita.

Traducción Reflexiones Siesteras – Carlos Boyle

Acabo de mandar este texto a un boletín brasilero de sociología, en preparación de mi gira de conferencias por allí:

"La articulación individualista de la modernidad, basada en una forma de “yo” autónomo en una sociedad que se crea a misma a través del contrato social, ha ido cambiando en la posmodernidad. Simondon, un filósofo de la tecnología francés con un importante seguimiento póstumo en el mundo de habla francés, ha argumentado que lo que era típico de la modernidad era la  "extracción de la dimensión individual” de cada aspecto de la realidad, de las cosas o procesos que están también siempre interrelacionados entre sí. Y qué era necesario para renovar el pensamiento, argumentó que no se trataba de volver a holismo premoderno, sino de construir de una manera sistemática sobre la proposición de que “todo está relacionado" manteniendo los logros del pensamiento moderno, es decir, la importancia igualitaria de la centralidad de la individualidad. Por lo tanto el individualismo llega luego para ser visto como constituido por las relaciones; de las relaciones.

Esta proposición, de que el individuo es visto ahora como siempre ha sido y que surge de diversos ámbitos de lo social, como un ser singular compuesto, que no necesita más de la socialización, sino más bien en la necesidad de individuación, parecería ser uno de los principales logros de lo que podría llamarse "pensamiento posmoderno". El individualismo atomista es rechazado en favor del ser relacional, un nuevo equilibrio entre la acción individual y comunión colectiva. Yo diría que, mientras que la posmodernidad logra esto en el pensamiento, la tecnología P2P (para a par) lo consigue en la sociabilidad real, y que las redes que estamos construyendo son "la extracción de la dimensión relacional de todas las dimensiones de la realidad". Pero a medida que logramos la relacionalidad en la práctica, tendremos que hacer un nuevo paso en el pensamiento para prepararnos para la próxima emergencia.

En mi opinión, como un complemento necesario y progreso para el pensamiento posmoderno, es necesario dar un tercer paso, es decir, no conformarnos con el reconocimiento de la individualidad, y su fundamento en la relacionalidad, sino reconocer también el tipo de la colectividad, es decir, el campo en donde las relaciones se producen.

Si sólo vemos las relaciones, nos olvidamos del todo, de lo que es la propia sociedad en si misma (y sus sub-ramas). ¿La sociedad es algo más que la suma de sus partes relacionadas? Lo social establece un “protocolo”, en donde estas relaciones pueden producir, forma los agentes en su subjetividad, y se compone de normas que pueden habilitar o deshabilitar ciertos tipos relacionales. Así es como tenemos: agentes, relaciones y campos. Por último, si queremos integrar los elementos subjetivos de la intencionalidad humana, es necesario introducir un cuarto elemento: el objeto de la sociabilidad.

De hecho, los agentes humanos no "se relacionan" en abstracto, los agentes siempre se relacionan alrededor de un objeto, de manera concreta. El enjambramiento de los insectos no parece que tienen un objeto, sólo siguen instrucciones y señales, sin una visión del conjunto, pero los mamíferos sí lo hacen. Por ejemplo, las jaurías de lobos se congregan alrededor del objeto de la presa. Es el objeto el que da energía a las relaciones, que moviliza a la acción. Los seres humanos pueden tener más objetos abstractos, que se ubican en el futuro temporal, como objeto del deseo. Ejecutamos el objeto en nuestras mentes, y nos activamos a nosotros mismos de manera individual o colectiva. Los proyectos P2P se organizan en torno a proyectos comunes, y mi propia teoría de par a par (de compañero a compañero) es un intento de crear un objeto que pueda inspirar un cambio social y político.

En resumen, para una visión mas comprensiva de lo colectivo, ahora es habitual distinguir 1) la totalidad de las relaciones (interacciones), 2) el campo en donde operan estas relaciones, hasta lo macro de la sociedad misma, que establece el “protocolo" de lo que es posible y lo que no; 3) el objeto de la relación ("la sociabilidad orientada a objetos"), es decir, el ideal pre-formado que inspira la acción común. Que esa sociabilidad  sea "orientado a objetos" es un importante antídoto ante cualquier "simplificación", como ejemplo, lo «meramente objetivo" de la teoría de redes, en la que muchos experimentos fallidos de redes sociales se basan. Esta idea es que el campo de las interacciones es la única dimensión importante de la realidad, olvidándose la intencionalidad humana. Lo que necesitamos es un enfoque subjetivo-objetivo a las redes.

En conclusión, este encaminarse hacia lo colectivo que representa lo P2P no representa en modo alguno una pérdida de la individualidad, ni siquiera del individualismo. Más bien, "trasciende e incluye" al individualismo y al colectivismo en una nueva unidad, que me gustaría llamar "individualismo cooperativo”. La cooperatividad no es necesariamente intencional (es decir, el resultado del altruismo consciente), pero sí es constitutiva de nuestro ser, y las mejores aplicaciones de P2P, se basan en esta idea."

Posts relacionados